Sermones Especiales

Sermón: Proverbios 23:22-25 Los Privilegios de la Paternidad

Proverbios 23:22-25 “22. Oye a tu padre, a aquel que te engendró;
Y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies. 23. Compra la verdad, y no la vendas; La sabiduría, la enseñanza y la inteligencia. 24 Mucho se alegrará el padre del justo, Y el que engendra sabio se gozará con él. 25. Alégrense tu padre y tu madre, Y gócese la que te dio a luz.”

 

            Cuando llega el Día de los Padres generalmente nos enfocamos en los deberes y responsabilidades de los hijos hacia los padres. Y es importante que esto sea así ya que los padres deben ser honrados por sus hijos. No solo la Biblia lo enseña así directamente sino la misma naturaleza, si podemos hablar así con propiedad, enseña la mismo.

            Pero en el día de hoy y en la celebración del Día de los Padres quisiera que el enfoque sea distinto. Y en vez de concentrarnos en los deberes de los hijos hacia sus padres, deseo que veamos y estudiemos juntos los Privilegios de la Paternidad. Es un privilegio el ser padre. Es una gran bendición el ser padres. Es un gran honor que Dios nos ha dado.

            El pasaje que hemos seleccionado nos puede enseñar esto de una manera indirecta. Veamos de cerca el pasaje y veamos el enfoque adicional que el mismo pasaje nos da. Como es el Día de los Padres quisiera que nos enfocáramos en ellos particularmente. Fíjate lo que dice: “Oye a tu padre, a aquel que te engendró”. El mandamiento, no cabe la menor duda, es a los hijos. Los hijos tienen el deber de oír a sus padres. Y no meramente oírles. Por oírles debemos entender obedecerles. ¿Por qué debemos obedecer a nuestros padres? Nos dice el pasaje, “a aquel que te engendró”. Dios especifica que es aquel que te engendró. Y sin lugar a dudas la idea es que debemos obedecerá nuestros padres por el solo hecho de que ellos nos engendraron. Ellos nos procrearon. Les debemos nuestra vida. Por tanto, debemos obedecerles.

            Mira el enfoque que queremos dar. Un padre engendra a sus hijos. Y yo me pregunto: ¿Qué bendición tan grande? ¿Qué privilegio es ser, bajo la bendición de Dios, el autor de una vida? ¡Es un gran privilegio el ser padres! Y de eso trata el sermón. ¿Cuáles son los privilegios de ser padres? Quisiera que meditáramos en los privilegios de la paternidad. ¿Cuáles son los privilegios de ser padres?

I. El Privilegio de Representar a Dios

            Lo primero que deseo que vean del pasaje es que habla acerca de los padres. Pero mira el título que poseen. Ellos son padres. Tal título es exclusivo de Dios. ¿Por qué? Porque por creación Dios es el Padre por excelencia de todas sus criaturas. La Biblia llama a Dios el Padre de todos los espíritus. En Hebreos 12:9 “Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos?” Dios es el Padre de los espíritus por el hecho de que todos le debemos la existencia a Dios. Dios es Padre por creación. Él es el Padre por creación de todas las almas del mundo. Por eso decimos que el título de Padre es exclusivo de Dios.

            Pero, mira el privilegio que Dios nos ha otorgado. Él nos ha otorgado el título que le pertenece solo a Él. Y nos ha dado el privilegio de ser llamados: padres. Con esto Dios nos ha adornado. Con esto Dios nos ha honrado. ¿Sabes por qué? Porque el título de padre, en sí mismo, debe traer a nuestras mentes las ideas de: amor, ternura, protección, defensa, cuidado, provisión, seguridad, consuelo, cercanía, confianza, etc. Que bendición y privilegio que en sí mismo el título de padre evoque tales ideas.

            Pero, así como evoca tremendas ideas, también conlleva la gran responsabilidad de vivir a la altura de ese título. Dios nos ha dado ese título para hacer dóciles a nuestros hijos. ¿De qué manera? Al nosotros ser ejemplos del amor, cuidado, protección y provisión que Dios mismo posee. Nosotros los padres debemos imitar a nuestro Padre celestial y así representarle fielmente. Ese es el privilegio y responsabilidad del título de padre. Que nuestros hijos vean en nosotros el amor de Dios, el cuidado, la paciencia, la ternura, la firmeza, la justicia, la protección, la santidad, pureza y la fuente de todo bien que se encuentra solo en Dios.

            Para poder cumplir con ellos, nosotros mismos debemos estar cerca de Dios Padre. Solo cuando dedicamos nuestro tiempo para estar cerca de Dios, en comunión con El, en meditar sobre su persona, en clamar su gracia, su sabiduría, su carácter, es que podremos representar fielmente a Dios delante de nuestros hijos.

 

II. El Privilegio de Reparar el Daño de la Caída

            No solo Dios nos ha honrado con el privilegio de llevar su nombre, el ser llamados padres como Dios es llamado padre. Dios nos ha dado el privilegio de ser los instrumentos principales para reparar el daño que ha traído la caída. Veamos varios particulares para que lo veamos en el pasaje:

1. El pasaje nos enseña que los padres son responsables de engendrar a sus hijos. Esto ya lo vimos: “a aquel que te engendró”. ¡Qué gran privilegio el de ser los instrumentos bajo la bendición de Dios de traer vida al mundo! Y no solo eso: el de traer al mundo almas inmortales. ¡Qué honor más increíble!

            Pero hay un punto importante que señalar. Nosotros procreamos hijos según nuestra imagen, es decir, hijos caídos en el pecado. Busquemos Génesis 5:3 “3 Y vivió Adán ciento treinta años, y engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y llamó su nombre Set.” Adán engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen. ¿A qué te recuerdan esas palabras? A la creación de Adán y Eva. Dios los creó a la imagen y semejanza de Dios. Y la imagen es principalmente espiritual. Entonces, Adán engendró a Set según su imagen y semejanza espiritual, es decir, como caídos en el pecado. Y nosotros hacemos lo mismo. Nosotros engendramos hijos según nuestra naturaleza caída. Ellos han heredado la corrupción de nuestra naturaleza.

2. Dios entonces nos da el privilegio de traer hijos al mundo con el propósito de nosotros ser los instrumentos principales de reparar el daño que trajo la caída. Miremos el pasaje de Proverbios 23:23-24 “Compra la verdad, y no la vendas; La sabiduría, la enseñanza y la inteligencia. 24 Mucho se alegrará el padre del justo, Y el que engendra sabio se gozará con él.” Aquí tenemos otro privilegio de ser padres: el privilegio de educar a nuestros hijos. No es una maldición el educar a nuestros hijos, es un privilegio el hacerlo. Todos los padres tenemos el deber y el privilegio de enseñarle a nuestros hijos, a que sobre todas las cosas valoren la verdad, la sabiduría y la inteligencia. ¿Con qué propósito? Para que nuestros hijos sean, como dice el pasaje, justos. “Mucho se alegrará el padre del… justo”. Hermanos, aunque a veces se nos sea difícil creerlo, nuestros hijos no son justos por naturaleza. Engendramos hijos pecadores, caídos en pecado. Por eso dice la Biblia en Proverbios 22:15 “La necedad está ligada en el corazón del muchacho; Mas la vara de la corrección la alejará de él.” ¿Por qué disciplinamos a nuestros hijos? Porque son pecadores y la necedad está ligada, o atada al corazón del muchacho. Tan grande es la atadura que solo la vara de la corrección la alejará. Y junto con eso es la educación en el temor de Jehová. Dios nos ha dado el privilegio para que por medio de la educación en el temor de Dios, enseñándole la Palabra, modelándole la Palabra, catequizando a nuestros hijos y disciplinándolos cuando lo necesiten, sea el medio para hacerlos justos, es decir, reparar los resultados de la caída. Porque por naturaleza nuestros hijos no son justos, son pecadores.

            ¡Qué privilegio tan grande es esto! Ser los instrumentos de Dios para la salvación de nuestros hijos. Procurar así, en dependencia de la Palabra de Dios y el Espíritu de Dios, enderezar lo torcido. Reparar lo que Adán destruyó. Cumplir así la misión de Cristo quien vino a buscar y salvar lo que se había perdido. Ser así como Cristo un instrumento en la obra de sanación en el mundo. Y de reunir a los pecadores con Dios.

            Pero este privilegio evoca también unas responsabilidades. La responsabilidad de criar a nuestros hijos para Dios. La de enseñarles la Palabra de Dios porque es el instrumento que Dios utiliza para la conversión. De enseñarles la importancia de la iglesia y sobre todo la importancia de estar atentos a la predicación de la Palabra, porque es el medio principal para la salvación de pecadores. Como dice 1 Corintios 1:21 “Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.” Por tanto, enséñales a temer a Dios, su Palabra, su responsabilidad de adorar a Dios con reverencia. Enséñales a participar activamente en todos los elementos del culto de adoración. Que ellos vean que todo lo que se hace en la adoración a Dios es importante porque lo hacemos para que nuestro Salvador sea honrado y adorado. Cuando son chiquitos posiblemente no entiendan las palabras, pero sí entienden el sentido de reverencia, temor, seriedad e importancia de todo lo que se hace en la adoración ya que nada de lo que se hace carece de importancia. Aquí le cantamos a Dios, escuchamos su voz, le oramos, confesamos nuestra fe, sostenemos el reino con nuestra presencia y dinero y testificamos que somos una familia bajo Dios Padre. Todo eso le debemos enseñar a nuestros hijos.

            Hay algo del pasaje que nos podría confundir. Dice el pasaje: “Y el que engendra sabio se gozará con él.” Alguien pudiera pensar que lo bueno o lo malo de nuestros hijos se debe a que han nacido así. Yo he escuchado mucho esta frase: “le nació un hijo bueno, o le salió bueno el hijo”. Hermanos, nuestros hijos no nacen buenos, sino malos, pecadores.  Por eso debemos criarlos como dice Pablo en Efesios 6:4 “criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” ¿Qué significa esa oración entonces? Significa que el padre que se esmera en engendrar un hijo sabio por medio de la enseñanza anterior se alegrará con su hijo, del bien que ese hijo tendrá y disfrutará.

            Los padres tenemos el privilegio de hacerles mucho bien a nuestros hijos por el hecho de la cercanía que tenemos con ellos. Por el hecho de les amamos con todo nuestro ser, por el hecho de que deseamos lo mejor para nuestros hijos. Utiliza todas estas cosas para salvar a tus hijos.

III. El Privilegio de Disfrutar la Paz

            V. 25 “. Alégrense tu padre y tu madre, Y gócese la que te dio a luz.”  Así como los padres podemos ser de gran bendición para nuestros hijos, de igual manera nuestros hijos pueden ser de gran bendición para nosotros. Pero esto no viene automáticamente. Esto no viene mágicamente. No les va a venir, como decía mi madre, por osmosis. Nuestros hijos son plantas que necesitan todo el cuidado necesario porque todas las fuerzas del mundo quieren destruirlos. Hay que criarlos. Si no lo hacemos así podrán hacernos daños y traer mucha tristeza a nuestras vidas. Hay una frase que dice: cría cuervos y te sacarán los ojos.

            Pero si criamos a nuestros hijos en la disciplina y amonestación del Señor disfrutaremos de paz. Proverbios 29:17 “Corrige a tu hijo, y te dará descanso,
Y dará alegría a tu alma.”
Si los corregimos a tiempo, disfrutaremos de descanso y nos llenaremos de alegría. Hay padres que no descansan. Yo he sabido de padres que se levantan por la noche y van al punto de drogas para recoger a sus hijos. Hay padres que no descansan y llevan una cruz sobre sus vidas. Pero aquí tenemos una promesa de descanso y alegría pero condicionada a que disciplinemos a nuestros hijos.

            Para que nuestra disciplina tenga efecto positivo de ver a nuestros hijos caminar por el camino recto, nosotros debemos caminar por ese mismo camino. Proverbios 20:7 “Camina en su integridad el justo; Sus hijos son dichosos después de él.” La dicha que tengan nuestros hijos depende de nuestro caminar en integridad, en obediencia a Dios.

            Pero alguien me dirá: ¿Yo soy un pecador que tengo tantos defectos e imperfecciones cómo yo puedo hacer esto? Yo también me hago esa pregunta y muchas veces me ahogo al ver mis pecados y deficiencias. Para esto es importante reconocer que necesitamos de Dios para ser fieles. No procures ser perfecto sino fiel. Pon a tus hijos en las manos de aquel que sí los puede cambiar. Clama a Dios sin cesar que Dios intervenga en el corazón de nuestros hijos. Solo Dios tiene acceso al alma. Busca su gracia que es toda suficiente para que te capacite a ser un padre que imite al Padre de nuestro Señor Jesucristo. Busca de Cristo que sane tu corazón y depende del Espíritu Santo que subyugue y mortifique tus corrupciones. Y alégrate de los privilegios de ser padres: de tener el título exclusivo de Dios y ser su representante, de ser el instrumento en reparar el daño de la caída y la paz que cosecharás al serle fiel. Y que todo esto nos estimule a ser padre como nuestro Padre celestial.

Sermón: Juan 3:16 Amor, Regalo y Salvación

Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

 

            Este versículo bíblico es uno de los versículos más citados de la Biblia. Y esto con mucha razón, porque en este versículo está contenido el mensaje del evangelio. Es más podemos decir que tenemos en este versículo el resumen del mensaje de toda la Biblia. Por eso Martín Lutero lo llamaba: La Biblia en miniatura.

            De qué nos habla este versículo, nos habla de por los menos de tres cosas medulares: nos habla del Gran Amor del Padre, nos habla del Gran Regalo del Padre y de la Gran Salvación que obtenemos del Padre. Veamos cada uno de estos tres puntos.

 

I. El Gran Amor del Padre

            Fíjate cómo dice el versículo bíblico “Porque de tal manera amó Dios al mundo”.  Generalmente hablamos mucho acerca de Jesús. Y en muchos lugares se habla mucho acerca del Espíritu Santo. Pero aquí Juan nos habla acerca del Padre. Cuando nos dice que Dios amó, ese Dios se refiere a la persona del Padre. Y nos dice por lo menos dos cosas:

            (1) nos habla acerca del mundo. ¿Qué es el mundo? A la luz de todo el evangelio de Juan el mundo es la humanidad, los seres humanos. Pero no solo los seres humanos sino la humanidad en rebelión contra Dios. Todos los seres humanos desde nacimiento viven en rebeldía contra Dios. El apóstol Pablo le dijo a la iglesia de los efesios lo que eran ellos y lo son todos los seres humanos desde nacimiento. En Efesios 2:3 “éramos por naturaleza hijos de ira”. Fíjate que dice: por naturaleza, no por imitación y ejemplo, no por el ambiente, sino por naturaleza, desde el mismo nacimiento, somos hijos de ira. Herederos de la ira de Dios. Los seres humanos nacemos en rebelión contra Dios. No queremos que Dios reine sobre nosotros. Ni queremos recibir a Jesús como el Rey y Salvador nuestro. Por eso el apóstol Juan dice, desde el mismo comienzo de su evangelio, en Juan 1:11 “A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.” Si miramos las portadas de los periódicos de Puerto Rico qué leemos: robos, asesinatos, violaciones, mentiras, engaños, bullyings, corrupción, egoismo, materialismo, adulterio, fornicaciones, odio, envidia, etc. Este es un retrato de la humanidad. Es un retrato de nosotros. Es un retrato de nosotros porque todos nosotros somos pecadores. Y el pecado no es otra cosa que rebelión contra Dios. Todos somos rebeldes ante Dios porque todos somos pecadores.

            Cuando le trajeron a Jesús a la mujer adúltera, qué fue lo que Jesús dijo a los que la trajeron en Juan 8:7 “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.” Nadie en este mundo está sin pecados. Ni tú ni yo. Este mundo está perdido. Es de ese mundo que nos habla Juan en este pasaje de Juan 3:16.  El mundo es la humanidad perdida, pecadora y rebelde contra Dios.

            Pero el pasaje nos habla de algo más. Nos habla…

            (2) del Gran Amor del Padre. “Porque de tal manera amó Dios”’. El énfasis del pasaje es el Gran Amor del Padre. ¡Cuán Grande es el Amor de Dios por la humanidad! Es increíble el pensar que Dios, quien es tres veces santo, pueda tener compasión con una humanidad terriblemente pecadora. Es incomprensible que Dios tenga la intensión de salvar a criminales, porque eso es lo que somos por naturaleza.

            ¿Qué decimos del que mata a su padre, madre, hijos, roba, asalta, viola, maldice, destruye, etc? ¿Qué decimos de esa persona? ¡Enciérrenlo y boten la llave! Pero Dios dice: yo tengo compasión de él, yo le voy a mostrar mi misericordia. Yo le voy a dar el regalo más grande que alguien puede recibir en esta tierra.

            El amor de Dios es incomprensible, no lo podemos entender plenamente. ¿Cómo es posible que Dios desee salvar a una humanidad rebelde? ¿Cómo es posible que Dios quiera redimir a aquellos que no merecen nada excepto la condenación? Pero el amor de Dios supera el obstáculo del pecado. Podemos decir que el pecado es algo grande, pero más grande es el amor de Dios. El pecado destruye pero el amor de Dios construye. El pecado deshumaniza pero el amor de Dios nos hace verdaderos seres humanos. El pecado mata pero Dios da vida. ¡Cuán grande es el amor de Dios!

            Por eso nos dice Juan “Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado”. El Amor de Dios es tan inmenso que El provee, El provee, un camino para salvar a la humanidad perdida por sus pecados. Y ese camino es el...

 

II. El Gran Regalo del Padre

            “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda”. Con respecto al regalo del Padre podemos ver por lo menos tres cosas:

            (1) Jesús es el Gran Regalo del Padre. El Padre nos dio a nada más ni nada menos que a su propio Hijo, a su Hijo unigénito. Fíjate que el énfasis es “de tal manera”. Su Amor es tan Grande, tan inmenso, que El no puede dar sino lo mejor de El, a su Hijo unigénito. Cuando el amor es grande uno da lo mejor. El Padre nos dio a su Hijo, el Regalo más Grande que puede existir. Dios es perfecto, por tanto su regalo es perfecto: Jesús es Dios y por tanto perfecto. Dios es santo, por tanto su regalo es santo: Jesús jamás pecó ni podía pecar. Dios es infinito, por tanto su regalo el cual es Jesús, ofreció un sacrificio de poder infinito para salvar a los pecadores.

            Jesús es el Gran Regalo del Padre. ¿Por qué lo es? Porque con El hay salvación y sin El hay condenación.

            Eso es lo segundo que vemos aquí.

            (2) Fe en Jesús libra de la condenación. El pecado trae condenación. Eso está incluido en el paquete. No nos gusta que esté incluido en el paquete, pero así es. La paga del pecado es muerte. No nos gusta eso, pero está incluido allí. Dios odia el pecado y condenará a los que persisten en vivir en pecado. Eso es lo que Dios mismo dice en su Palabra. Como dice el Salmo 5:5-6 “Los insensatos no estarán delante de tus ojos; Aborreces a todos los que hacen iniquidad. Destruirás a los que hablan mentira; Al hombre sanguinario y engañador abominará Jehová”.

            Pero la fe en Jesús libra de la condenación. ¿Por qué? Nos contesta Pablo de Roamnos 1:16 “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego”. Fe en Jesús salva, nos libra de la condenación. ¿Sabes cómo? Porque sola la fe nos une a Cristo quien con su muerte, su sacrificio en la cruz paga la deuda ante Dios de todos los que creen en El. El pecado nos hace deudores ante Dios. Pero la “moneda” que paga la deuda es la muerte de Cristo a los que creen en El.

            Por eso el Amor de Dios es tan Grande que nos dio a su Hijo unigénito para que todo aquel que en El cree no se pierda. Los que creen en El no se pierden pero los que no creen en El se pierden, es decir, serán condenados. Y el Padre dice que esa salvación solo se encuentra en su Hijo. Por eso dice Hechos 4:11-12 “Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” Fe en Jesús libra de la condenación producto del pecado. Los milagros de Jesús provaban que eso era cierto. Por eso dice Lucas 5:24 “Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa.” Fe en Jesús libra de la condenación producto del pecado.

            Pero esa fe en Jesús no es cualquier cosa. No es levantar la mano y decir: yo creo en Jesús como mi Salvador personal. La fe en Jesús, la que salva, no es una fe cualquiera. Es una fe que salva. Es una fe que transforma, que cambia a la persona en otra persona. Una fe en Cristo que deja a la persona igual no es fe que salva. La fe que salva no viene sola. Es acompañada por un cambio de vida, un cambio de carácter, un cambio de mentalidad hacia el pecado, una sensibilidad hacia el pecado (con un deseo y lucha contra el pecado), un corazón obediente a la Palabra de Dios, un amor y respeto por el prójimo (sea niño, adulto, joven, rico, pobre, lindo o no), un amor por la Iglesia, un deseo de servir en la misma, una boca que busca hablar verdad, solo la verdad y nada que no sea la verdad en amor. Y sobre todo una fe que recibe a Jesús como su Salvador, Amigo y Rey.  

            Juan 3:16 nos enseña algo más acerca de lo que el Padre hace por nosotros. Y no habla arca de…

III. La Gran Salvación que da el Padre

            “Para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” El Gran Amor del Padre por la humanidad le llevó a dar el Gran Regalo que es Jesús. Y el Gran Regalo que da el Padre es salvación y vida eterna por medio de Jesús. Dos cosas podemos ver aquí.

            (1) la salvación que el Padre nos da por medio de Jesús es vida. A todos nos gusta la vida. Y no solo eso, nos gusta el vivir. Y Juan nos dice que este vivir solo se encuentra en la fe de Jesús. Jesús es la vida. Tener a Jesús es vivir. Sin Jesús tenemos muerte y el resultado la condenación.

            Pero la fe en Jesús nos da verdadera vida, nos lleva a vivir la vida plena. Jesús dijo en Juan 10:10 “yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” La vida que Jesús se refiere es vida plena, feliz, alegre, satisfaciente en comunión con Dios. Es disfrutar de Dios y a Dios en las cosas que El nos da en la vida. Es disfrutar de adorar a Dios, de estudiar su Palabra, de hablar con El por medio de la oración. Pero es algo más. Es vivir esta vida y disfrutar de las cosas que Dios nos da en comunión con El. Es darle gracias por el pan, por los hijos, por la libertad, por la playa, por la familia, por la Iglesia, por todo. Es vivir la vida bajo la seguridad de su amor y su cuidado de mí y los míos. Es vivir bajo la paz y la alegría que solo Dios da aun en medio de los problemas, aflicciones de la vida. Es vida plena.

            (2) la vida que nos da es eterna. El disfrute de esa vida, que obtenemos por la fe en Cristo, es por toda la eternidad. El vivir natural es temporero. Pero el vivir que Dios da es vivir en el disfrute de El desde hoy hasta la eternidad sin fin. Así como la condenación será sin fin, la salvación es vida plena, abundante, sin fin.

Cierre:

            Jesús no solo es el Salvador si no también Amigo de los que le reciben como Salvador del pecado. Siendo Jesús el Gran Regalo del Padre, producto de su Gran Amor por la humanidad, es con El con quien podemos contar para todo. El no solo nos salva, El se une a nosotros. El mora dentro de nosotros por el Espíritu Santo. Con El podemos conversar. Pero conversar no solo con alguien que me escucha sino con alguien que me entiende como nadie puede en este mundo. Con alguien que es compasivo como ninguna persona. Con El puedo contar para todo problema, desición, temor, ansiedad, necesidad. Su gracia, su amor, su fortaleza es conocida por todo creyente. Entonces, ven a El. Conviértete de tus pecados a El. Renuncia a tu vida antigua de pecado e incredulidad y cree en el evangelio. Solo así tendrás perdón y vida eterna. El amor de Dios es tan grande que no hay pecado tan grande que El no pueda perdonar. Pero no hay perdón sin fe ni arrepentimiento. Ven a El y hallarás la vida y vida eterna.

Sermón: Proverbios 22:6 Propósito de la Escuela Bíblica de Verano

Proverbios 22:6 “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.”

 

            Esta semana comienza la EBV de nuestra iglesia. Y como todos los años hay excitación, alegría, temores, preocupaciones y expectativas. No sabemos si solo van a venir 60 como el año pasado. O si van a venir 150 como hace dos años atrás y según tengo entendido como ha pasado muchas veces.

            Y meditando sobre esto me llevó a considerar cuál es el propósito de la EBV. ¿Cuál es el norte que debemos seguir en el trabajo y esfuerzo que año tras año se pone en la EBV? Creo que no hay mejor pasaje para considerar esta pregunta del propósito de la EBV que Proverbios 22:6. Así que, ¿cuál es el propósito de la EBV según Proverbios 22:6? El propósito es:

I. Entrenarlos para la vida eterna

            Lo primero que vamos a hacer es considerar la segunda oración del pasaje que dice: “Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” Esta oración captura el propósito de lo que queremos hacer en la EBV. ¿Cuál es? Esperamos en fe que la enseñanza que reciban estos niños dure toda su vida. Ese es el propósito de lo que hacemos aquí. Es más, ese es el propósito de toda educación que lo que aprendan transforme sus vidas y les dure toda su vida. Este es el propósito de la crianza de nuestros hijos. Les educamos para la salvación. Y también les educamos para que lo que aprendan les sirva en el mañana.

            Este propósito no solo es de nuestros hijos, sino también de todo niño que Dios ponga en nuestras manos. Todos los adultos tenemos la responsabilidad de ser maestros de los niños: sean los nuestros o los ajenos. Claro está, no tenemos la misma responsabilidad que tenemos sobre nuestros hijos. Pero eso no excluye nuestro sentido de ser instrumentos para la educación y correcta enseñanza de todo aquel que necesite educación en los caminos de Dios. Somos ejemplo a todos aquellos que nos miran. Somos ejemplos para todos aquellos que nos conocen. Nuestras palabras, gestos, involucración son comentarios y ejemplos de lo que es ser un hombre y una mujer de Dios.

            Esto es importante hermanos.

            En otras palabras, el entrenamiento debe ser con un propósito.  Comentando sobre esto decía Matthew Henry: “Hay que entrenarlos para lo cual han sido designados”, el conocer a Dios salvadoramente. Hermanos, no debemos pensar que la EBV es que, pues, hay que hacer esto porque hay que hacerlo y punto. Se nos llamó para participar en una actividad de hacer bizcochos y pues vamos a hacerlo porque hay que hacerlo. Ese no es el propósito de la EBV el decir que hemos recibimos 60, 80 o 100 niños y por tanto hay que atenderlos. El propósito es sembrar la semilla de la Palabra, proveer, aunque sea una pequeña porción del entrenamiento que esos niños y todo niño debería recibir: ser instruidos en la Palabra de Dios para la gloria de Dios y su salvación. Sabemos, por experiencias pasadas, que algunos padres ven la EBV como un cuido de niños para que ellos puedan salir a “divertirse”. Esa es la visión de algunos padres, pero esa no es nuestra visión. Nuestra visión es evangelística, es salvadora. Es con miras a ser un medio en el cual la semilla de la Palabra es sembrada clamando al Señor que El prepare el campo para que esa semilla germine para vida eterna.

            Y esto conlleva mucha oración. Oración no solo por los niños sino por nosotros mismos, los sembradores. ¿Por qué? Porque solo Dios convierte a los pecadores. La obra es de Él y solo Él es quien hace germinar su semilla. Pero también hay que orar por nosotros mismos porque la tarea es gigante y necesitamos la gracia y el poder de Dios para hacerla. Y el no perder de perspectiva cuál es el propósito de la EBV.

            Ahora bien, ya hemos visto el propósito de la EBV y la educación cristiana de los niños. Pero el pasaje nos dice algo más. Nos dice desde cuál es la mejor manera de hacerlo. ¿Cuál es la mejor manera de entrenar a nuestros niños para la vida eterna? La mejor manera es…

II. Entrenarlos desde la niñez

            “Instruye al niño en su camino”. Lo primero que podemos ver en el pasaje es que el verbo instruir es un imperativo, es decir, es un mandato. Lo interesante de caso es que el verbo instruir conlleva la idea de consagración. Miremos el uso de ese verbo en la Biblia. En Deuteronomio 20:5 “Y los oficiales hablarán al pueblo, diciendo: ¿Quién ha edificado casa nueva, y no la ha estrenado? [consagrado, dedicado, no la ha separado aparte para vivir allí] Vaya, y vuélvase a su casa, no sea que muera en la batalla, y algún otro la estrene.” Pero el ejemplo mejor del uso de esta palabra lo 1 Reyes 8:63 “Y ofreció Salomón sacrificios de paz, los cuales ofreció a Jehová: veintidós mil bueyes y ciento veinte mil ovejas. Así dedicaron el rey y todos los hijos de Israel la casa de Jehová.” La casa de Jehová, es decir, el Templo fue consagrado a Jehová. Entonces cuando nosotros instruimos a nuestros niños nosotros buscamos con hecho consagrarlos a Dios. Es ponerlos en las manos de Dios por medio de su instrucción. Es como si dijéramos: Oh Señor que por medio de esta enseñanza estos niños se acerquen más y más a Ti.  

            Lo segundo que deseo que vean es desde cuándo debemos comenzar ese entrenamiento para la vida eterna. Nos dice desde la niñez: “Instruye al niño”. La palabra en hebreo es (na'ar) que tradicionalmente se traduce niño. Pero también se usa para referirse a un bebé. Éxodos 2:6 “Y cuando la abrió, vio al niño; y he aquí que el niño lloraba. Y teniendo compasión de él, dijo: De los niños de los hebreos es éste.” Es decir, el niño (na'ar) tenía tres meses según el versículo 2. Es por eso que nosotros bautizamos a nuestros bebés porque su educación cristiana comienza desde su nacimiento. Pero la palabra también se usa en la Biblia para referirse a un joven. Génesis 37:2 “Esta es la historia de la familia de Jacob: José, siendo de edad de diecisiete años, apacentaba las ovejas con sus hermanos; y el joven estaba con los hijos de Bilha y con los hijos de Zilpa, mujeres de su padre; e informaba José a su padre la mala fama de ellos.” Inclusive la palabra (na'ar) se usa también de un joven en edad para casarse. Génesis 34:19 “Y no tardó el joven en hacer aquello, porque la hija de Jacob le había agradado; y él era el más distinguido de toda la casa de su padre.” En otras palabras, el entrenamiento que nos ordena el autor de Proverbios no se limita a los niños per se, aunque no cabe la menor duda que la persona que el autor considera lo es propiamente un niño. Desde la niñez deben ser educados en el camino del Señor. Desde que nacen tienen que ser educados.

            Lo tercero que quiero que vean del pasaje es que nos dice que hay que instruirlos en el camino en que debe seguir. “Instruye al niño en su camino”. Hermanos, hay un camino a seguir. Hay un estándar al cual el niño y toda persona debe conformarse. La ventaja de tomarlos jóvenes es la posibilidad, desde la perspectiva humana, de impactar sus vidas desde el momento en que son más moldeables. El fruto de este trabajo es que cuando llegue a viejo, a mayor, no se aparte del camino.

            Hay algo importante que tener presente. El libro de Proverbios nos enseña que hay solo dos caminos en este mundo: el camino de la sabiduría y la justicia y el camino de la necedad y la impiedad. No hay un tercer camino. No hay un camino intermedio. Está el camino que lleva a la vida eterna y el camino que lleva a la perdición.

            Dios ha puesto en nuestras manos a estos niños para enseñarles cómo deben vivir, pensar y sobre todo sobre quién deben poner su fe para la salvación. Hay que enseñarles el camino correcto. Por tanto, la idea no es de educar o entrenar al niño según su personalidad, según su forma de ser, como algunos han dicho. Algunas de nuestras formas de ser: pensar y actuar son pecaminosas. Si no que el entrenamiento debe ser dirigido hacia lo que deben ser y hacia lo que deben pensar.

            Por eso hay que cuidarnos sobre cómo les hablamos, cómo reaccionamos cuando ellos pequen, cuando ellos nos den a entender que muchas de las coas que están aprendiendo en sus hogares son claramente opuestos a la Palabra de Dios. Aprovechemos esas oportunidades para orar específicamente por esas cosas e instruirlos en el camino correcto de pensar y actuar.

            Esto implica que somos modelos para ellos. No es el momento para gritarles, humillarlos, burlarnos, maltratarlos, quejarnos delante de ellos. A veces los niños reciben de los maestros burlas de otros niños o de otros maestros. Cuidémonos de hacer cosas semejantes.

Aplicaciones:

1. Jesús nos dice que debemos confesar a Cristo delante de los hombres. Mateo 10:32 “A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos.” Por tanto, lo que hacemos da testimonio de nuestra fe. Nosotros somos la cara del evangelio. Somos cartas abiertas de lo que Dios ha hecho en nosotros. Tu conducta y tus palabras revelan tu corazón. Revelan quién es el Señor de tu vida.

2. Nosotros somos también la cara de la iglesia Jesús es la Verdad. Damos testimonio acerca de nuestra iglesia. Y queremos dar un buen testimonio de nuestro Salvador y de nuestra iglesia. Lo que hacemos y hablamos y reaccionamos habla a favor o no de nuestra iglesia. Demos una buena cara, la cara de vidas transformadas por el evangelio.

3. Muchos de los niños no son cristianos ni de familias cristianas. Por tanto, revistámonos de paz, paciencia y amor. Firmeza no es sinónimo de gritar. Este es un ministerio de amor y de abnegación. Hay que negarnos a nosotros mismos por amor a las almas de los niños y sus padres. Oremos todos los días por ellos.

4. Si reconocemos que todos los seres humanos son pecadores y están totalmente depravados, entonces, no pueden quedarse solos por un momento. Hay que coordinar para que siempre haya un miembro Staff presente. Hay que mantener el orden y el control y no debemos dejar que los niños sean los que decidan cómo hacer las cosas.

            Que nos enseña Proverbios en este pasaje. Nos enseña que el propósito de instruir, educar y entrenar a los niños es para la vida eterna. Y que la mejor manera de hacerlo es instruirlo desde la niñez. Quiera Dios que todos cumplamos con esta misión lo mejor que podamos para la gloria de Dios.